Las alergias son una afección común que sufren millones de personas en el mundo. Es tal el impacto de esta patología que la Organización Mundial de la Salud proyecta que hacia 2050 un 40% de la población global podría padecerla.  

Fenómenos como el cambio climático y una menor exposición a antígenos en la primera infancia se asocian al incremento de la alergia estacional. Para manejarla eficazmente es importante conocer sus síntomas y buscar la opinión profesional de un médico.  

Para informarte, en BICE VIDA te contamos qué tipos de alergia son más comunes y cómo aliviar sus síntomas.  

 

¿Cuáles son los síntomas de la alergia estacional?  

La alergia estacional, también conocida como rinitis alérgica o fiebre del heno, ocurre cuando la mucosa nasal está inflamada e irritada. Esto puede ser a causa del polen, de los ácaros del polvo o del pelo de los animales.  

Entre los principales síntomas se encuentran: 

 

  • Congestión nasal. Sensación de nariz tapada debido a la inflamación de los senos nasales. 

  • Estornudos. Frecuentes y en ráfagas, especialmente al aire libre durante la temporada alta de polen. 

  • Picazón en los ojos, nariz y garganta. Sensación de picor que puede ser aumentar a ardor si se prolonga. 

  • Lagrimeo excesivo. Los ojos pueden producir más lágrimas de lo habitual. 

  • Tos. A menudo seca y persistente. 

  • Fatiga. Sensación de cansancio y falta de energía a causa de la reacción alérgica. 


Si necesitas recurrir a un experto para consultar cualquiera de estos síntomas, en BICE VIDA te brindamos un respaldo económico a través de nuestro Seguro Complementario de Salud, sin importar si estás afiliado a Fonasa o Isapre.  

 

Tipos de alergias  

Existen tipos de alergias que se manifiestan en distintas estaciones del año y tienen desencadenantes especiales. Los más comunes son: 

  

  1. Alergia primaveral  

Esta alergia es la más popular y se presenta justamente en primavera. Su origen es el polen, un polvo fino proveniente de las plantas para reproducirse. Al liberar polen al aire, las flores, los pastos y las malezas provocan que las personas lo inhalen y sufran una reacción alérgica, ya que su sistema inmunológico lo identifica como una sustancia nociva.  

Entre sus síntomas específicos se presentan: 

 

  • Ojos rojos y llorosos. La reacción más inmediata y común debido a la exposición al polen. 

  • Dolor de cabeza. A menudo causado por la congestión y presión de los senos nasales. 

  • Problemas para dormir. La congestión y el picor pueden dificultar el descanso nocturno. 

 

  1. Alergias al polvo y al moho. 

A menudo presente durante todo el año, la alergia al polvo es provocada por partículas microscópicas que se encuentran en alfombras, cortinas, colchones y peluches

En el caso de la alergia al moho, la causa son hongos microscópicos hallados en lugares húmedos y con poca ventilación como sótanos, baños, cocinas y áreas con goteras.  

Entre los síntomas específicos que tienen en común están: 

 

  • Picazón intensa en los ojos, nariz y garganta. Que puede verse agravada por una alta humedad del ambiente, lluvia o áreas de vegetación abundante. 

  • Estornudos incontrolables. Junto a la congestión pueden derivar en una secreción nasal espesa y tos persistente. 

  • Asma. En algunos casos las sibilancias o silbidos agudos al respirar, y dificultades para respirar pueden acabar en esta enfermedad crónica. 

  1. Alergia a animales.  

Esta alergia es causada por la caspa, saliva y orina de animales domésticos como perros y gatos. Si bien pueden existir reacciones alérgicas a otro tipo de especies, los síntomas más comunes que se manifiestan son:

 

  • Erupciones cutáneas. Enrojecimiento e irritación en la piel tras el contacto con mascotas. 

  • Dificultad para respirar. Silbidos y sensación de opresión en el pecho. 

  • Síntomas nasales y oculares. Similares a los de la alergia estacional, como congestión y lagrimeo. 

  

Por otra parte, nuestras mascotas también pueden sufrir alergias hacia el polen, el moho y los ácaros del polvo. Los síntomas son similares a los nuestros: picazón e inflamación de la piel, ojos llorosos, estornudos, congestión nasal, entre otros. 

Asimismo, debemos tener cuidado ante alergias alimentarias y las ocasionadas por picaduras de insectos. Estas complicaciones pueden producir que nuestras mascotas pierdan pelo, sufran de oídos irritados, vómitos y diarrea.  

Ante cualquier sospecha, acude a un veterinario. Cuidar a todos los miembros de tu familia es importante para nosotros, por eso los planes Premium y Élite de nuestro Seguro Complementario de Salud incluyen asistencia para perros y gatos con la excelencia de Pawer. Disfruta de consultas de televeterinaria ilimitadas, descuentos en alimentos y mucho más. ¡Protege también su salud! 

   

Consejos para aliviar los síntomas   

Reconocer los síntomas de las alergias estacionales es esencial para manejarlas eficazmente. Si experimentas alguno de los malestares descritos es recomendable que consultes con un médico para obtener un diagnóstico y tratamiento adecuados.   

Para complementar, te dejamos algunas recomendaciones para el día a día:  

  

  1. Limita la exposición a los alérgenos 

Mantener las ventanas cerradas durante los días de mucho polen, usar un purificador de aire interior y mantener una correcta higiene en el hogar son esenciales para cuidarte de las alergias. Aspirar regularmente y usar un paño húmedo elimina el polvo y alérgenos de las superficies

A su vez, bañarte y cambiarte de ropa después de estar al aire libre ayuda a que los posibles alérgenos del exterior no entren en tu hogar. ¡No olvides llevar mascarilla! En los días de mayor exposición te ayudará a protegerte del polen.  

 

  1. Evita fumar  

El humo y productos con olores fuertes pueden irritar las vías respiratorias y empeorar los síntomas de la alergia. Además, el tabaco altera nuestras defensas, incluso años después de haberlo dejado. Para evitar estar vulnerables ante los alérgenos y prevenir enfermedades, es crucial fortalecer nuestro sistema inmune y crear hábitos de vida saludables en familia. 

 

  1. Consulta a un especialista  

Siempre debes consultar a un profesional de la salud y no automedicarte. En especial si se trata de medicamentos con receta retenida. Si tus síntomas ameritan un tratamiento médico con antihistamínicos o descongestivos nasales, consulta con un especialista para no arriesgar tu salud

Entre los remedios naturales que pueden ayudarte están: 

 

  • Irrigar tu nariz con solución salina. Puede ayudar a eliminar la mucosidad y los alérgenos de los conductos nasales. 

  • Usar un humidificador de vapor frío. El aire húmedo puede aliviar la congestión nasal y la irritación. 

  • Beber muchos líquidos. Pueden ayudan a diluir la mucosidad y mantener las vías respiratorias húmedas. 

 

Recuerda, estar informado es el primer paso para disfrutar de cada estación del año. ¿Tienes seres queridos que sufran de alergias estacionales? ¡Compárteles estos datos!