La piel es el órgano más grande del cuerpo humano y una barrera esencial contra el mundo exterior. Según la Harvard Medical School las funciones de la epidermis van desde regular nuestra temperatura corporal hasta protegernos frente a los posibles traumatismos que nos rodean día a día. 

Para mantenerla en óptimas condiciones, es fundamental crear hábitos saludables que la protejan a lo largo de nuestra vida y que se adapten a sus necesidades, las cuales pueden cambiar debido a factores como el clima o la edad

En esta guía de BICE VIDA, te mostramos algunas recomendaciones para conservar tu piel sana en paralelo al diagnóstico de un especialista.

 

¿Cómo cuidar tu piel durante todo el año? 

Cuidar tu piel durante todo el año requiere de un enfoque integral donde incluyas una rutina adecuada para tu tipo de epidermis, una dieta saludable, un estilo de vida activo y protección contra los factores ambientales. 

Puedes mantenerla saludable con estos pasos desde lo más amplio a lo particular:

 

Consejos básicos para cuidar tu piel 

Antes de implementar cuidados específicos según la estación del año, es importante seguir estos consejos primordiales respaldados por Mayo Clinic

 

  • Limpieza. De acuerdo con las indicaciones de tu dermatólogo o profesional especializado, limpia tu rostro de 1 a 2 veces al día con un limpiador adecuado para tu tipo de piel. Este variará si es grasa, mixta o seca. 

  • Hidratación. Usa tónicos o cremas hidratantes a diario. La frecuencia puede variar después de que un especialista te entregue un diagnóstico de tu piel. 

  • Alimentación saludable. Consumir una dieta rica en frutas, verduras y antioxidantes repercutirá en el estado de tu piel. Por eso, preparar y llevar comida saludable al trabajo o aprender a leer las etiquetas de los alimentos para elegir los más sanos es esencial si quieres conservar el bienestar de tu piel. 

  • Realizar exámenes preventivos. Visitar con regularidad a especialistas y llevar un registro de cómo se encuentra nuestra salud es fundamental para comprender lo que nos ocurre a diario. Las hormonas, por ejemplo, juegan un papel clave en nuestro organismo y las alteraciones en sus niveles pueden repercutir en nuestra piel. 

 

Para tener una orientación médica correcta que no afecte tu bienestar económico, te ofrecemos el Seguro Complementario de Salud de BICE VIDA. Con este apoyo podrás escoger dónde quieres atenderte y así conseguir el mejor tratamiento para proteger tu salud

 

Cuida tu piel según cada estación 

Las estaciones presentan desafíos únicos para nuestra piel. Desde los intensos rayos solares del verano hasta el frío seco del invierno, tener en cuenta los cambios de temperatura, la aparición de alergias estacionales y los niveles de contaminación en el ambiente es crucial para saber cómo nuestra piel se ve afectada.  

A continuación, descubre qué medidas adoptas en detalle: 

 

  1. Primavera 

En este período la piel suele estar más seca y deshidratada después del paso del invierno. Es importante enfocarse en su hidratación para recuperarla. A su vez, el uso de protección solar debe ser más constante para protegerla de las temperaturas ascendentes. 

La clave es tener una transición de productos amable para tu epidermis. Mientras el clima se vuelve más cálido, usa productos más ligeros. Un humectante en gel puede ser más adecuado en comparación a una crema densa que no se absorba rápido o por completo. 

  1. Verano 

Es el momento del año cuando la piel necesita más hidratación por las olas de calor y una mayor exposición al sol. No preocuparte por tu piel en verano es especialmente riesgoso al considerar que Chile recibe fuertes rayos UV debido a los daños en la capa de ozono. Por consiguiente, el uso de protección solar es indispensable para protegerte de los efectos negativos de los rayos solares como menor elasticidad, resequedad, un envejecimiento más rápido y el riesgo de desarrollar cáncer de piel

Como medida de cuidado, utiliza un protector solar de al menos SPF 30 que sea resistente al agua por el sudor, la piscina o el mar al irnos unos días a la playa. No olvides reaplicar el bloqueador cada 3 horas y después de nadar. 

 

  1. Otoño 

Con el clima más fresco la epidermis necesita hidratación y nutrición adicionales. Sobre todo, si el ambiente tiende a estar más seco y puede promover la descamación de piel

Para mantener una piel radiante y eliminar las células muertas, consulta con un dermatólogo la frecuencia con que puedes exfoliarla y los productos idóneos para ti. 

 

  1. Invierno 

La piel necesita una hidratación especialmente intensa en estos meses por el frío y la calefacción

Opta por cremas hidratantes que retengan la humedad en la piel, así como el uso de un humidificador para mantener el aire en tu hogar más húmedo. Asimismo, puedes complementar tu rutina de cuidado con un bálsamo labial que proteja tu boca de sequedad y grietas. 

Por último, ten especial cuidado a la hora de bañarte. Aunque las duchas con agua caliente son tentadoras, pueden eliminar los aceites naturales de tu piel y dañarla. 

 

Otras recomendaciones 

Si bien la tecnología y avances de la dermo-cosmética se aprecian en el mercado con líderes como el k-beauty coreano, con sus productos para las diversas necesidades de la piel, es recomendable consultar con un dermatólogo antes de iniciar una rutina de cuidados para obtener los resultados más seguros para nuestro bienestar. 

Otra clave para conseguir una piel saludable es la constancia. Sin importar el tónico, sérum o crema que uses, debes dedicarle tiempo y un espacio fijo en tu día a día. 

Recuerda que proteger tu piel durante todo el año requiere ajustar tu rutina a las condiciones del clima y tus actividades

Con estos consejos y un seguimiento regular de tu salud a través de exámenes de rutina, puedes mantenerte saludable en cualquier estación de año. Para lograrlo, nuestro Seguro Complementario de Salud te ofrece respaldo financiero, cubriendo gastos médicos y brindándote múltiples beneficios adicionales

¡Disfruta de una piel sana y hermosa!